Un sistema mundial que excluye personas es inhumano: asegura el Papa Francisco

 

PAPA IMAGEN
Domingo 15 Ene 2017 | 09:49 am / AICA

Ciudad del Vaticano (AICA): Todo sistema que excluye seres humanos es inaceptable a la luz de la verdad. Esta afirmación la puntualizo el papa Francisco refiriéndose a que un “Un sistema económico mundial que no toma en cuenta a hombres, mujeres y niños” por la razón de que “parecen no ser útiles según los criterios de rentabilidad de las empresas y de organizaciones” es “inaceptable porque es inhumano”, advirtió el pontífice de la iglesia en ocasión de recibir en La Santa Sede a una delegación de la “Mesa Redonda” de la Global, Foundation.

Asimismo, francisco destacó la IMPORTANCIA de ¨asegurar que la comunidad global, formada por instituciones, empresas y representantes de la sociedad civil pueda alcanzar de manera efectiva los  objetivos y obligaciones internacionales, solemnemente declarados y asumidos – como la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible y los Objetivos de Desarrollo sostenible¨.

El objetivo del encuentro  celebrado el 14 de enero recién pasado, tiene como finalidad concretar los cambios justos, capaces de conducir a una globalización “cooperativa”, es decir, positiva, opuesta a la globalización de la indiferencia.

El pontífice destacó que la finalidad es la de asegurar que la comunidad global, formada por las instituciones, las empresas y los representantes de la sociedad civil, pueda alcanzar efectivamente los objetivos y las obligaciones internacionales solemnemente declarados y asumidos, como por ejemplo el de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible y los Objetivos de Desarrollo sostenible.

“Un sistema económico mundial que descarta hombres, mujeres y niños” por el hecho de que “parecen no ser útiles según los criterios de rentabilidad de las empresas y de otras organizaciones” es “inaceptable porque es deshumano”, advirtió.

Y precisó que este descarte de las personas constituye la regresión y la deshumanización de cualquier sistema político y económico. Es más, los que causan o permiten el descarte de los otros –refugiados, niños abusados o esclavizados, pobres que mueren en la calle cuando hace frío– se convierten ellos mismo en máquinas sin alma, aceptando implícitamente el principio que también ellos, antes o después, serán descartados, cuando ya no sean útiles a una sociedad que ha puesto en el centro al dios dinero.

Al recordar que ya en 1991, Juan Pablo II, frente a la caída de sistemas políticos opresivos y a la progresiva integración de los mercados que ya llamamos habitualmente globalización, “advertía del riesgo de que se difundiera por todos lados la ideología capitalista”.

Esta habría implicado “una escasa o nula consideración por los fenómenos de la marginación, de la explotación o de la alienación humana”, “ignorando las multitudes que viven aún en condiciones de miseria material y moral, y encomendando ciegamente la solución únicamente al libre desarrollo de las fuerzas del mercado”, sostuvo.

Francisco lamentó que los riesgos descritos por san Juan Pablo II “se han verificado ampliamente”. Pero, al mismo tiempo “se han desarrollado y realizado muchos esfuerzos de individuos y de instituciones para resanar los males producidos por una globalización irresponsable”.

Asimismo, aseguró la la Madre Teresa de Calcuta “de alguna manera representa y resume tales esfuerzos”. Ella se inclinó ante las personas pobres, abandonadas a su suerte en los bordes de los caminos, reconociendo a cada una la dignidad dada por Dios. La Madre Teresa, agregó, “ha acogido cada vida humana, la no nacida y la abandonada y descartada” y ha hecho escuchar su voz a los poderosos de la tierra “para que reconocieran los crímenes de la pobreza creados por ellos mismos”.

En esta misma línea, Francisco afirmó que es necesario, en primer lugar, que cada uno, personalmente, no sea indiferente a las “heridas de los pobres” sino que aprenda a compadecerse con los que “sufren por las persecuciones, la soledad, el desplazamiento forzado o por la separación de sus familias”; con aquellos que “no tienen acceso a los cuidados sanitarios”, “sufren hambre, frío o calor”.

que Esta compasión hará que los trabajadores económicos y políticos puedan usar su inteligencia y sus recursos no solo para controlar los efectos de la globalización, sino también para ayudar a los responsables en los distintos ámbitos políticos a corregir la orientación cada vez que sea necesario. Y agregó: La política y la economía, debería comprender el ejercicio de la virtud de la prudencia, explico el pontífice.

Su Santidad, concluyo reconociendo que la Iglesia esta siempre confiada, por la sencilla razón de que conoce “las grandes potencialidades de la inteligencia humana que se deja ayudar y guiar por Dios” y también “la buena voluntad de pequeños y grandes, pobres y ricos, empresarios y trabajadores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *