Muy buena “pista” para comenzar a enmendar

De ser ciertas la informaciones que ofreciera el señor Rector Magnífico uasdiano, en el sentido del salario, como los demás beneficios adicionales que recibe el señor Santiago Guillermo, presidente de FAPROUASD, y que aparecen descritos en el medio “Diario Libre”, edición del 6-2-17, página 10, que no hay porqué dudarlos, ya que él debe tener todos los datos a la mano, habría que preguntarse con relación a los demás actores representativos dentro de la academia pública, que no son profesores, ni estudiantes, las dos columnas principales de toda institución de ese tipo, ¿qué reciben?. La mayoría de personas allí destacadas, con otras funciones, se les considera rellenos más que otra cosa.
También, y en ese mismo orden, ¿por qué el señor Guillermo es tan beneficiado? ¿En base a qué se le compensa de esa manera? ¿Por qué tanto a él, y muy poco a muchos de los que ese caballero representa?
Datos como esos que suministrara el señor Rector, aireados públicamente, constituyen fuertes evidencias persuasivas para comenzar a enmendar. La nómina uasdiana, en general: todos los emolumentos que se pagan allí, que se dispara tan pronto ocurre un cambio de gestión rectoral, por los compromisos políticos asumidos, como los demás beneficios y compensaciones inherentes (dietas, incentivos, compensaciones, etc.), que se derivan en favor de los nuevos agraciados, y la continuidad de algunos que se les mantiene en las posiciones de mando, representa el mejor punto de arranque correctivo.
De comenzarse por ahí a recortar gastos corrientes, de seguro que aparecerían recursos para costear mejores condiciones salariales para el personal docente, e ir cubriendo otras necesidades perentorias dentro de la institución, que las hay por cantidad.
¡Con la UASD se tiene que ser imparcial, si es que se le quiere salvar del colapso total, al cual se le está empujando! ¡La ventanilla única para los estudiantes pobres de este país, hay que hacer lo indecible para preservarla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *