El nuevo lenguaje policial

Sergio Forcadell

Por: Sergio Forcadell

Ahora nos enteramos que la Policia Nacional, tratando de mejorar su tan deteriorada imagen a como dé lugar, ha contratado a unos expertos colombianos para que a través del manejo adecuado de las palabras, la semántica y la retorica del lenguaje, sus noticias y declaraciones se las perciba de una mejor manera y de paso que esa percepcion de la ciudadanía respecto al nivel de delincuencia existente en el país sea menor y seajuste a la realidad de los hechos .

O sea, un intento de dar pañete a una fachada  desconchada para mostrar una cara más amable de esa institución, aunque va a ser muy difícil, por no decir imposible que nos traguemos ese anzuelo de palabras , pues sabemos demasiado bien con quienes tratamos en estos asuntos del manejo de la seguridad.

Ya estábamos enterados de que esto lo vienen haciéndolos políticos, los presidentes, y grandes magnates, para aparentar lo que en realidad no son o piensan frente al público. Así, aprenden presentarse y a responder cosas insulsas y extrañas que nadie las entiende, a tergiversar a su favor cifras o fechas, a desviar temas escabrosos, a hacer preguntas al entrevistador para no responder las que le formulan, a sonreír cínicamente en lugar de enfadarse y romper  los micrófonos, y mil triquiñuelas mas que se emplean para ello.  Pronto, cuando los policías dominicanos aprendan su nuevo lenguaje, veremos cosas maravillosas y tranquilizantes como estas.

En lugar de decir  eso tan peliculero de ¡Alto, manos arriba o disparo!¨ oiremos cosas como estas ¨por favor, dilecto ciudadano, reuduzca la velocidad de su cuerpo hasta detenerse, alzar sus extremidades superiores al altura del arco superciliar de los ojos, o me veré en dolorosa obligación de halar un artilugio llamado gatillo, que puede producir  consecuencias insospechadas ¨, claro al finalizar tan elocuente discurso policial, el caco ya debe estar pasando la frontera por Dajabón.

O que un policía la emprendio a macanazos limpios con un pobre individuo que pasaba por ahí, leeremos noticias más o menos de esta manera “ un miembro cualificado del benemérito cuerpo policial, acarició repetidamente a un ciudadano en la parte superior de su cabellera con su instrumento de trabajo, que tiene una forma graciosa de rolo panadero y está elaborado por expertos carpinteros artesanos en madera preciosa,  ¨

O en lugar de decir “ muere un delincuente en un confuso intercambio de disparos, podremos leer “ uno de nuestros angeles protectores de la sociedad, graduado “cum laude” de nuestra Institución, se vio en el deber ineludible de introducir varios cuerpos extranos de plomo de primera calidad, muy a su pesar y lamentándolo infinitamente, en el cuerpo de un bandido, delincuente, sinvergüenza, criminal, enemigo publico”.

O esta otra, “ la delincuencia, ese flagelo de antes, ha bajado a los niveles máximos gracias a las grandes estrategias preventivas ideadas por los altos mandos, y aplicadas con clamoroso éxito  por todo el hemisferio accidental del Caribe. Prueba de ello es que ningún jefe superior de la institución ha sido asaltado, robado o baleado en los últimos tiempos”.

Y así todos podremos salir a la calle y a cualquier hora sin temor alguno. Esto nos hace recordar una curiosa y real anecdota sucedida en España en los tiempos de Franco. Resulta que un hombre fue arrollado por un tren y le cercenó la cabeza, enviándola a un par de metros del resto, que permanecía desperdigado y destrozado entre las vías. El atestado del accidente, lo levantó como era costumbre los miembros de la temida Guardia Civil, y en el mismo, palabra más, palabra menos, se leía lo siguiente “ se ha encontrado un hombre arrollado por el tren con la cabeza separada del cuerpo, al parecer muerto” Un claro ejemplo del cuidado del lenguaje en los informes y de como nadar y cuidar la ropa al mismo tiempo.

Mas le valdría a la Policia Nacional pagarles sueldos dignos a sus miembros y crear una estructura civil y moderna para tener un mejor material de base y mas motivado, sobre el que poder trabajar. Los pañetes sin fachadas limpias no sirven para nada, por mucha manipulación de las palabras que puedan aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *