GUARDA TU CORAZÓN

POR: Muñeca Bernard

Resultado de imagen para guarda tu corazon

Sus emociones viajan 80,000 veces más rápido que su pensamiento. ¿No es asombroso? Este pedacito de información nos ayuda a entender por qué cuando algo malo pasa, sentimos emociones crudas y traicioneras, pero no somos capaces de recordar inmediatamente que hacer o a quién llamar. Y a la inversa, es también cierto que cuando algo maravilloso pasa, estamos envueltos en el torbellino de la exaltación emocional, y en ese momento también, no tenemos la capacidad cognitiva de decidir exactamente que hacer Todo el pensamiento razonable y práctico llega a nuestro sistema nervioso mucho después de que la emoción se ha expresado. Todo el pensamiento razonable y práctico llega a nuestro sistema nervioso mucho después de que la emoción se ha expresado.

Las tremendas velocidades de nuestras respuestas emocionales en la vida nos ayudan a entender porque a menudo tendemos a obrar en base a sentimientos en vez de usar los principios. Algo o alguien necesita ponerle freno a sus emociones que viajan a una velocidad que es para romperse el cuello y obligarlas a someterse al fruto que solo se encuentra en el Espíritu Santo. Si usted continúa permitiendo que sus emociones lo lleven a tirones por la vida, siempre dirá cosas vergonzosas, actuará en maneras que son indignas, y nunca será la persona que Dios quiso que usted sea. Usted terminará causando el efecto de una erupción volcánica de alta velocidad que diezma a todo el mundo a su paso violento e iracundo.

Hay poco en la vida que sea de más importancia que asegurar el control de los asuntos de su corazón. Su corazón es de gran valor para Dios y debería ser tratado como un tesoro de gran valor. El problema está en el corazón: su corazón no desea ser guardado. Desea expresar en voz alta todas sus opiniones. Su corazón es apasionado cuando se trata de ventilar, vomitar y vocalizar cada pequeño sentimiento que ha experimentado. La Biblia nunca dice que se nos está permitido expresar todo lo que está en el corazón, simplemente dice que lo guardemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *