Doctora Aliza • 12 junio, 2017
Publicado en Ejercicio, Vida Saludable

Resultado de imagen para El ejercicio retrasa el envejecimiento

Varios estudios han demostrado que el ejercicio físico ayuda mantener a la mente en forma. Ayuda tanto a los niños como a los adultos con el funcionamiento cognitivo, o sea, para mantener el buen funcionamiento de la mente. Además, docenas de estudios demuestran que las personas físicamente activas viven más tiempo y tienen menos enfermedades crónicas. Pero ahora unos investigadores han encontrado cómo es que el ejercicio puede retrasar el envejecimiento en el cuerpo y qué tipo de ejercicio es mejor para lograrlo. Sigue leyendo para que te enteres…

A pesar de lo que prometen las cremas contra las arrugas y otros productos en el mercado, nadie ha podido parar ni el tiempo ni el envejecimiento.  Sin embargo, unos científicos han encontrado una forma en que podemos retrasar el envejecimiento que sucede dentro de las células en nuestro cuerpo, o sea, el envejecimiento biológico.

¿Qué dicen los estudios sobre el ejercicio y su efecto sobre el envejecimiento?

De acuerdo a unos investigadores en Brigham Young University, entre más activos estemos físicamente, más jóvenes estaremos biológicamente, y esto hará que nos veamos más jóvenes en relación a la edad cronológica que tenemos.

De acuerdo a ellos el secreto se encuentra en los telómeros de las células. Los que son más activos tienen telómeros celulares más largos comparados con las personas sedentarias. Bueno, seguramente te preguntarás y ¿qué son los telómeros? Te explico: son unas proteínas en las tapas del extremo de nuestros cromosomas. Los cromosomas están compuestos de nuestro ADN, juntos forman cada célula del cuerpo. Los cromosomas se van copiando durante toda nuestra vida. Cuando no se tienen los telómeros para proteger al ADN, éste se puede dañar y no puede hacer la tarea de copiar a la célula para que se reproduzca. Cada vez que una célula se reproduce, pierde un pedacito de las tapas y por eso los telómeros se van acortando con el tiempo y se dice que se correlacionan con la edad biológica. Este estudio se publicó en Preventive Medicine.

En otro estudio, se analizaron a 5,823 adultos que participaron en la Encuesta de Salud nacional y el Examen de Nutrición de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (conocidos como CDC’s, por sus siglas en inglés). Calcularon, entre otras cosas, datos de las actividades en las que los participantes estuvieron involucrados en un periodo de 30 días y la longitud de sus telómeros. Hallaron que los telómeros más cortos provenían de las personas sedentarias. Para su sorpresa, no hubo mucha diferencia entre las personas sedentarias y las que hacían poca actividad física o actividad física moderada.

El investigador principal recalcó que para notar diferencias en cuanto a retrasar el envejecimiento biológico, un poco de actividad física no es suficiente, es necesario ejercitarse regularmente de forma vigorosa. Cuando se hace esto, se pueden obtener de 7 a 9 años de ventaja biológica en cuanto al envejecimiento se refiere sobre las personas sedentarias. La actividad física vigorosa a la que se refiere el autor principal, es de 30 minutos de trotar para las mujeres y 40 minutos de trotar para los hombres, 5 días a la semana.

Finalmente, existe un estudio pequeño acerca de los telómeros que incluye no sólo el ejercicio sino la alimentación y los hábitos de vida. Éste fue realizado por unos investigadores de UC San Francisco y del Preventive Medicine Research Institute, un instituto público no lucrativo en Sausalito, California. Se publicó por The Lancet Oncology en pacientes con cáncer de próstata en etapa temprana. Lo que mostró es que una dieta saludable (con proteína basada en plantas, frutas y vegetales; 10% de las calorías provenientes de la grasa y carbohidratos refinados) y con cambios en los hábitos de vida incorporando ejercicio aeróbico en moderación 30 minutos diariamente, controlando el estrés (con yoga o meditación.

60 minutos diarios); posiblemente retrasaba el envejecimiento y alargaba los telómeros. Los científicos en este estudio midieron la actividad de la enzima telomerasa que repara los telómeros y los alarga. El estudio duró tres meses. Los participantes que hicieron los cambios recomendados, tuvieron aumento en la actividad de la telomerasa. Ahora es necesario realizar estudios a largo plazo.

Pero por el momento, en vez de invertir en cremas carísimas, puedes comprar las cremas baratas para mantener tu piel hidratada y asegurarte de hacer ejercicio vigoroso durante 30 a 40 minutos 5 veces a la semana para mantener a tus células y por ende, a tu cuerpo biológicamente más joven. De acuerdo a los expertos, eso extenderá tu longevidad y ayudará a que te veas más joven que tu edad cronológica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *