AL FEMINICIDIO NO SE LE COMBATE CON LA LEY


Por Che Rodriguez

En el caso de este odioso flagelo, que toca de manera profunda y constante a nuestra sociedad, pienso que, el endurecimiento a la ley no aparenta ser un elemento que lo pueda detener; pues tal y como hemos visto, en un número elevado, el victimario también se convierte en víctima de sus propios impulsos.

La tarea de la sociedad debe y tiene que estar tendenciada, primero que todo, a descifrar de manera responsable cuales son las causales que lo motivan y, una vez se haya llegado a esa fase, entonces se debe trabajar en razón de buscar soluciones sostenibles y duraderas. Hay que determinar hasta qué punto ambos actores pueden cooperar, así como también cual es el papel específico y certero que debe asumir la sociedad como ente colectivo, que está llamado a crecer y a desenvolverse dentro de un ambiente saludable y seguro para todos sus partícipes.

Buscar a un presunto culpable en este caso o enfocarse en crear leyes con la intención de detenerlo, pienso y me sostengo sobre las pruebas, que sería de algún modo, caer en el vacío y detener, por consiguiente, el proceso necesario para avanzar en la búsqueda de soluciones que lo puedan combatir y erradicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *