Funcionarios iluminados “ni lavan ni prestan la batea”

EL PLD: El peor maleficio que reinó en República Dominicana.

Por: Orlando Miguel

¿Cuán difícil es lograr la paz en el mundo?, fue la pregunta formulada por una universitaria que formaba parte de la audiencia en mi Conferencia: “La pregunta que cambiará tu vida y la del mundo”, sobre la paz y cambio de pensamiento.

Para poder responder mejor a tu interrogante tan compleja e ilustrar al resto de la audiencia, voy a compartirte una historia real, le repliqué y comencé mi relato.

Ni lavan ni prestan la batea

 No solo en mi país, República Dominicana, sino también en el resto de América Latina, existen lo que mi amiga y colega, prestigiosa escritora, politóloga y presentadora de televisión Gloria Álvarez, denomina: Los funcionarios iluminados.

Hace poco, a mediados del verano del 2019, habíamos programado nuestra Jornada Cointeriana de Conferencias por La Paz en RD Cointer 2019.

¿Deseas de Republica Dominicana un lugar más feliz e inspirador? Era la pregunta que daba pie al título de nuestra conferencia Vida con propósito, dirigida a toda la familia, y la cual nos vimos obligados a cancelar porque no encontramos el apoyo de las instituciones gubernamentales a las que habíamos solicitado una contribución para el coste de la logística.

Realizamos toda una ofensiva de comunicaciones dirigida a empresas públicas, con la intención de obtener colaboraciones para la realización de nuestra conferencia. Nunca habíamos recurrido a esta dinámica.

¿El resultado?

Dentro de las respuestas que recibimos de estas instituciones, reseñamos, por citar algunas:

Lo sentimos mucho, pero ahora nos encontramos en licitación, ésta provino, dos semanas después de la fecha prevista para el evento y con sus respectivos seguimientos, del flamante director de los Comedores Económicos de nuestro país, de ese momento, al cual le solicitábamos la contribución de trescientas raciones de alimentos, para la comida de los participantes.

Muy a nuestro pesar, les comunicamos, que debido a los recortes presupuestarios efectuados a esta institución, no disponemos de los recursos financieros para atender su solicitud. Esta respuesta llegó, una semana después, por parte del gobernador en turno de los fondos Europeos.

Otras, debatiéndose entre la burocracia que se da en las instituciones públicas, entre que la carta se extravió en el departamento, que la comunicación la enviarían al despacho correspondiente, o que enviáramos la solicitud de nuevo, vía mensajería, nos contestaron con variaciones de estas respuestas:

Ya su comunicación está en el despacho del señor director, ésta procedió de la CAASD.

La carta está en la oficina del antedespacho de la señora directora, así que llámenos pasado mañana o llámenos el lunes, fue la respuesta de PASP.

Con eso podrán darse una idea, amigos lectores, de la decepción que sufrimos. Fue la primera vez que incurrimos en el error de solicitar ayuda para costear la logística de estas conferencias, por aventurar, pues teníamos más de dos décadas realizando eventos de calidad y con un mensaje de excelencia global, empoderando a la gente, a miles de jóvenes, sin ni un centavo del estado; pero, ya ven ¡Qué difícil es buscar la paz!

No obstante, en un afortunado giro, cancelamos nuestro evento por la paz y fijamos nueva fecha para la conferencia (para el mes siguiente, que era 26 de agosto) y, como de costumbre, llenamos el escenario sin apoyo del estado, pero con esfuerzo, voluntad y ánimo de seguir llevando nuestro mensaje de liberación interior y de libertad, para construir un mundo más pacífico.

Al igual que sucede en el resto de América Latina, el populismo de los líderes de mi país, República Dominicana, en palabras de Gloria Álvarez ama tanto a los pobres que los multiplica. No obstante, sigo creyendo en mi patria y en mi gente.

Ahora, tal vez tú te preguntes ¿Por qué ocurre esto? Y, como cualquier otra persona pensante, yo te diría: Bueno, es que el estado tiene la idea infundada del manifiesto Marxista, donde se considera que el Estado, con sus funcionarios iluminados, puede hacerlo todo mejor; porque éste es más inteligente que todos los individuos en sociedad. Es decir, no te vamos apoyar en este evento, porque solo nosotros podemos hacerlo bien. ¡Burros con diplomas!, les llama el escritor Argentino de la nueva era, José Luis Parise

Dirigí de nuevo mi mirada hacia el lugar donde estaba sentada la persona de la interrogante y le pregunte: Joven, ¿necesita alguna otra explicación?, y sonriendo replicó: No, señor Orlando Miguel, lo he entendido perfectamente.

El  régimen del peledeismo en República Dominicana significó la sombra de la democracia. Así como también el resto de Latinoamérica, representa la sombra de ésta.

¿A qué me refiero con la sombra? Te lo diré: La sombra significa lo maligno, lo deshonesto, el odio, el repudio, el atropello, la fuerza; en pocas palabras, el populismo y la corrupción. Obviamente, el populismo es la gasolina de la corrupción, como dice mi amiga y colega, en partes iguales, esa prestigiosa escritora y politóloga, Gloria Álvarez.

Esta historia es inédita no fue cubierta por ningún medio, tampoco la siguiente anécdota con la que también voy a compartirte y con la que pienso cerrar este escrito:

La burocracia contra la iniciativa ciudadana

 Desde que existimos, como Instituto Interamericano de Comunicación, COINTER, desde el 2000 hasta la fecha, hemos realizando una labor extraordinaria, consistente en charlas y conferencias sobre la paz, transformación y cambio de pensamiento, en beneficio de nuestra nación y, sobre todo, de nuestra  juventud de escasos recursos. Los resultados de todas estas actividades y nuestro esfuerzo, están visibles y disponibles, a la luz pública. Nadie puede alegar ignorancia, sobre todo los gobiernos.

Todo esto lo realizamos a cambio de nada, y sin recibir ni un centavo del gobierno. Sin embargo, cientos de fundaciones, incluso de funcionarios públicos en mi país, reciben millonadas de recursos del estado y no aportan nada a la sociedad, ni cumplen los fines para los cuales se les entregan esos presupuesto.

 Pero para resumirte  la historia, fíjate lo  paradójico de la vida.

 Desde hace once años, desde el 2009-2020, aun con esta labor altruista que a  la luz pública realizamos, nuestra institución ha sido objeto, de chantaje, extorsión y violación de nuestros derechos de aportar, además, impidiéndonos, como entidad y como personas también, todo avance. ¿El culpable y responsable?  El régimen nefasto del gobierno de los últimos once años del PLD, en conjunto con la burocracia institucional de pagos de impuestos.

Desde el 2009 hasta la fecha, el RNC de nuestra fundación fue inactivado por la burocracia institucional de cobros de impuestos. ¡Qué pena! ¡Cuánta mediocridad! ¿La razón? La suspensión se atribuyó a que, de manera injusta, el gobierno nos exigía reportar nuestras actividades, incluso cuando nuestra entidad sin fines de lucro, nunca ha recibido el apoyo y la asignación de los fondos que, por ley, le corresponden a este tipo de entidad.

 Todo esto surgió del mismo sistema político imperante y se agudizó más con los regímenes de los últimos ocho años, como te reitero, del 2012 -2020, es decir, con el gobierno de Danilo Medina. Esta historia, nadie la había conocido hasta este momento que tú la estás leyendo.

Y tal vez, tú te preguntarás, quizá, si ese tipo de atropello a la dignidad humana, a la vida y al derecho de libertad, pasa sólo en mi país. La respuesta es contundente: ¡No, no! Esto sucede en todo el mundo, donde el populismo es la gasolina de la corrupción y multiplica cada vez más la pobreza.

Volví de nuevo a preguntar a la audiencia en mi conferencia que impartía y le replique: se dan ustedes cuenta ¡cuán difícil es lograr la paz!

¿Siento enojo por todo esto? ¡Jamás! Enfadarme equivaldría bajar al mismo nivel de energía de una sociedad enferma. Nadie puede disgustarme, sin mi propio consentimiento.

Ahora, ante todos estos atropellos a la dignidad humana, esta violación al derecho a la vida, la libertad y el derecho a la propiedad,  yo te pregunto, a ti amigo lector: ¿De que qué paz y sostenibilidad tú me hablas?  ¿De qué agenda 2030?

¿Acaso podrías tú saciar tu sed con la palabra agua? O ¿Podrías tu saciar tu hambre con la palabra comida? Es mejor reír, pero después de haber comido.

¿De qué transformación tú me hablas? Si nadie puede dar lo que no tiene.

Necesitamos urgentemente un cambio de conciencia, decía un post que publiqué en las redes un mes antes de anunciado el estratégico COVID-19.

 Necesitamos una nueva narración de nuestro futuro, una manera diferente de ver la vida y el mundo que nos rodea, dijo en una ocasión el futurólogo, autor y experto en tendencias globales, Mark Stevenson.

En mi libro La otra dirección. El mapa de ruta para manifestar la realidad que deseas, próximo a publicarse, te hablo a profundidad de esta concepción distinta a la que se refiere Stevenson, que implica énfasis en el trabajo conjunto, una aproximación al futuro desde el optimismo, la felicidad y el bienestar; que hable de transformar sociedades, de impactar personas, de compasión. Un enfoque centrado en la cooperación colectiva, con el propósito de resolver las grandes crisis del mundo actual.

Y ¿qué paso entonces? Nada. Hemos seguido trabajando por la liberación y la felicidad interior de nuestra juventud dominicana.

Por aquella máxima de que, ante una ley injusta, nadie puede obligarte a cumplir dicha ley y para ser fiel a mi principio de respetarme a mí mismo, me hice la promesa siguiente: Hasta que en mi país no surja un gobierno diferente al actual, nunca pagaré la multa que, de modo injusto, el sistema burocrático y corrupto, que impera en mi nación, impone a nuestra institución. Yo no nací para encajar con nada ni con nadie.

El maleficio del PLD que gobernó en el país por veinte años, desde el 2004-2020, acentuándose más la gravedad  del maleficio, en el régimen Danilista, finalizo el cinco de julio,  con el ascenso al poder de Luis Abinader, Finalmente los dominicanos podemos respirar una nueva atmosfera.

Ahora, yo te pregunto a ti, amigo lector:

¿Para qué naciste? Naciste par ser libre y no para encajar con nada ni con nadie. ¿Sabes para qué naciste? Surgiste para romper el molde, para romper en mil pedazos el estatus quo y comenzar a construir, en ti, la mejor versión de ti mismo.

¿Qué podrías esperar de un gobierno que no le importa la paz, la felicidad ni el bienestar de sus ciudadanos, matador de sueños?

Para que, como nación, nosotros evolucionemos ahora, debemos enfocarnos, primero que todo, en cómo puedo yo “ser el cambio que quiero ver en el mundo.”

Orlando Miguel

Autor, Investigador y Divulgador

Escritor del libro: La otra dirección

MI LIBRO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *